Aunque cambies de color, sigues siendo la misma

EL SÍNDROME DE LA CORRUPCIÓN.

Publicado: 2011-10-21

Por Rogger Fernández

Corrupción, mal que aqueja el pueblo peruano desde antaño. Espina clavada en el corazón de nuestros hermanos. Enfermedad terminal de la sociedad. Agonía de pocos, beneficio de muchos.

Desde los inicios de nuestra República hasta nuestros días, el Perú ha dado síntomas de esta terrible enfermedad que parece no tener cura: la corrupción. Presidentes constitucionales, altos funcionarios públicos, legisladores, grupos de poder y entidades institucionales manifestaron ser partícipes del más bajo acto de podredumbre social.

Solo basta dar una mirada al pasado para cerciorarse de que no es un problema de los últimos veinte años. Recordemos el contexto de la guerra con Chile, el presidente: Mariano Ignacio Prado, quien viajó a Europa para “comprar armamento” mientras los chilenos avanzaban en territorio peruano. Fue acusado de ladrón y traidor. ¿Corrupción? En los años noventa, el decenio fujimorista fue la máxima expresión de esta mala práctica en el Perú; canales comprados, medios vendidos, policías corruptos, congresistas tránsfugas, y toda una serie de manifestaciones de la putrefacción del gobierno peruano. Y por último, sin decir más, el quinquenio aprista y los “faenones”.

Quinquenio nacionalista

Con tan solo dos meses y medio de haber asumido el gobierno, el partido nacionalista se ha visto vinculado en hechos que serían de muy poca transparencia. Recuérdese los temas tocados por la prensa: el viaje de Alexis Humala a Rusia, y, recientemente, el posible “tráfico de influencias” por parte del segundo vicepresidente Omar Chehade a favor del grupo Wong.

El sábado 15 del presente mes, el portal de investigación periodística, IDL-Reporteros, denunció una reunión llevada a cabo en el restaurante Las Brujas de Cachiche a inicios de la semana pasada, en la que participaron Omar Chehade, su hermano: Miguel Chehade, León Bandarián, y los generales Guillermo Arteta, Raúl Salazar y Abel Gamarra; cuyo propósito fue preparar un operativo de desalojo para que el grupo Wong tome el control de la azucarera Andahuasi.

(Fuente: http://idl-reporteros.pe/2011/10/15/cosas-de-brujas/)

Lo curioso de este hecho fue que días después de llevada la reunión, el gobierno decidió pasar al retiro a Arteta de la dirección territorial de la policía de Lima Norte y en su lugar nombrar al general Salazar como director general de la policía. Sin embargo, la polémica saltó a la luz al confirmarse -en declaraciones de Arteta- la participación de Omar Chehade en el tema de desalojo a favor del grupo Wong, lo que supondría un tráfico de influencias a favor de las “inversiones” en el país. Por su parte, en el programa ‘La Hora N’, el vicepresidente calificó de ‘patraña’ lo dicho por Arteta, y lo llamó ‘mentiroso’ y ‘resentido’, cuyo único fin es “desacreditar al gobierno en la reestructuración que está haciendo en la Policía Nacional”.

Ex general Arteta responde a declaraciones de Chehade en BDP:

En resumen, es la palabra de Arteta contra la palabra de Chehade, aunque la situación de éste último se torna difícil, puesto que los otros asistentes confirman lo dicho por el ex general.

De ser cierto esto, el gobierno nacionalista se vería involucrado en un primer acto de corrupción a favor de las inversiones. Hecho curioso porque durante la campaña presidencial, la mayor parte de peruanos sintió que Ollanta Humala representó –según las encuestas– la mejor propuesta para luchar contra la corrupción.

Las señales que viene dando el gobierno de transparencia no son del todo positivas. Este hecho merece una mayor explicación que entrar en “dimes y diretes” entre un ex general y un vicepresidente. El gobierno pasa por su primera gran crisis política, cuya única manifestación mella su credibilidad en la lucha contra la corrupción, y hace frente a una sociedad cansada de arrastrar el mismo mal de antaño.


Escrito por

COMBASE

El vuelco que ha dado la comunicación en estos últimos años es favorable para la libertad de expresión, abriendo las puertas de la sociedad de la información a todo aquel que está dispuesto a aceptar el reto de abrir un espacio en la red y comenzar a escribir.


Publicado en